Rehabilitación de bajantes en edificios y comunidades

Rehabilitacion de tuberias en edificios y comunidades

En la mayoría de las comunidades de vecinos se dan problemas relacionados con las bajantes del edificio que, tarde o temprano siempre aparecen, con las consiguientes molestias para los propietarios. Es aquí donde la rehabilitación de tuberías sin zanja puede ser una solución para tratar de que el problema quede solventado y no vuelve a aparecer.

Las bajantes son las tuberías que llevan las aguas residuales del edificio y las aguas de lluvia hasta el sistema de alcantarillado público, de ahí la importancia de su buen funcionamiento porque estas tuberías son las que garantizan la higiene de las viviendas.

Si se detecta cualquier problema en las bajantes es imprescindible contar con la ayuda de un profesional que inspeccione las tuberías y detecte cualquier anomalía. En caso de bloqueo o atasco en alguna de las bajantes de un edificio, los profesionales suelen seguir algunos pasos:

Agua caliente o sosa cáustica: se recomienda verter este producto como manera preventiva y también para eliminar atascos, ya que las paredes de la tubería se desengrasan y permiten una circulación óptima de los residuos. También se puede hacer en los fregaderos, lavabos o WC de las viviendas.

Revisión anual de bajantes: las comunidades pueden contratar un servicio de mantenimiento de bajantes a empresas acreditadas para garantizar un funcionamiento óptimo de las tuberías más importantes del edificio. Además, los vecinos pueden avisar en caso de detectar mal olor o alguna fuga de agua en su vivienda.

Si  no se elabora algún tipo de plan preventivo en las bajantes, cuando se presenta algún daño importante, son mucho más difíciles de reparar. La principal recomendación es contar con una empresa solvente, profesional y con todas las homologaciones, para llevar a cabo cualquier reparación o mantenimiento en las bajantes de una comunidad.

Ejecución de obras según la normativa vigente

Ejecucion de obras segun la normativa vigente

En cualquier Comunidad de Propietarios pueden surgir muchas dudas cuando se van a llevar a cabo obras en el edificio y tanto el presidente como el administrador de fincas deberán aclarar todas estas dudas a los vecinos antes de que comiencen dichas obras.

El Código Técnico de la Edificación es la norma que regula los aspectos técnicos cuando se va a realizar cualquier obra. Se aplica a nivel estatal y su cometido es fijar un mínimo de calidad en las obras para mayor beneficio de la Comunidad y evitar posibles complicaciones durante y después de  su ejecución.

Aparte de la principal normativa estatal como el Código Técnico de la Edificación, existen otras normativas a nivel autonómico y municipales que se rigen por planes generales de ordenación urbana que intentan garantizar una estética más armónica en la ciudad y una convivencia adecuada de los vecinos.

Cuando una obra o reforma requiere un proyecto firmado por un técnico cualificado se debe respetar la normativa legal vigente y, por tanto, el profesional responsable del proyecto debe conocer y aplicar la ley para que las obras puedan ponerse en marcha. Sin embargo, también puede suceder que las obras no necesiten ningún proyecto elaborado por un técnico.

En el municipio de Madrid, por ejemplo, la Ordenanza de Tramitación de Licencias del Ayuntamiento indica que solo las obras de poca entidad están excluidas de solicitar licencia. De tal forma que, en el caso que nos compete, cualquier obra que se lleve a cabo en un edificio o en las zonas comunes de una Comunidad de Propietarios, debe ir precedida de la correspondiente licencia de obras del Ayuntamiento

¿Cómo se solicita una licencia de obras?

Una licencia se puede solicitar mediante el procedimiento de “Comunicación Previa” en el caso de obras con escasa intervención que no requieren proyecto. En estos casos se presentará una memoria técnica firmada por un profesional competente donde se explique la actuación que se va a realizar y el cumplimiento de la normativa correspondiente.

En Madrid, como hemos dicho, en todos los casos los documentos los deberá firmar un técnico competente y así se tiene la certeza de que la normativa siempre será aplicada de manera correcta. En otros municipios quizá no se requieran documentos firmados por profesionales, en este caso se puede consultar a algún técnico para recibir el asesoramiento adecuado y así saber cómo aplicar correctamente la normativa de ese lugar para la obra a realizar.

Hay que decir que la responsabilidad de aplicar la normativa legal vigente recae en los profesionales acreditados que conocen las leyes de cada municipio y todos los requisitos para obtener las licencias de obras necesarias en cada momento. En ningún caso recaerá la responsabilidad de incumplir algunos de los preceptos de la normativa legal en personas no cualificadas.

Por tanto, es muy importante contar con un técnico cualificado antes de iniciar una obra porque él será el encargado de aplicar la ley en cada caso y se responsabilizará de todos los aspectos legales para que la obra se desarrolle por los cauces adecuados.